Un Alcalde Increíble

Si usted creía que este blog ya no podía ser más increíble, se equivocó, porque la planta baja de la empresa LegoAmarillo S.A. ha sido ampliada. Ahora les toca enojarse con su alcalde, porque no importa quien sea, ni lo que ha hecho, difícilmente se acerca al alcalde de Reykjavík, capital de Islandia: Jón Gnarr.

Jón siempre fue un niño problema, confiesa que de niño le gustaba subirse al bus y preguntarle a las parejas si habían tenido sexo y cuánto lo hacían, poniendo a su madre en una situación difícil. Cuando joven formó una banda de punk y decidió salirse del colegio, por lo que lo metieron a un internado para delincuentes y adolescentes problemáticos. Nunca le interesó mucho educarse más y no pasó la prueba de selección universitaria de ese país. Sin educación formal, le tocó trabajar en varias empresas e incluso como taxista, pero sin conformarse con eso, de a poco desarrolló por su cuenta varias actividades artísticas; apareció en películas, escribió, fue director televisivo, pero finalmente se dedicó principalmente a la comedia.

Su comedia era bastante diversa, tuvo un programa en la radio, apareció en televisión e hizo mucha comedia en vivo (stand-up). Cuándo ya consiguió hacerse cierto nombre entre la gente y, como crítica a la crisis financiera de ese país, fundó Besti flokkurinn:“El Mejor Partido”, que se define a si mismo como anarco – surrealista. El partido fue visto por muchos como una broma, prometió no cumplir ninguna de sus promesas y dijo que como todos los partidos eran secretamente corruptos, él iba a cambiar eso y sería corrupto abiertamente.

Aquí un video del partido en campaña:

A pesar del carácter satírico del partido, ganaron las elecciones y Jón Gnarr pasó a ser el alcalde con 34,7% de los votos; al principio la gente estaba dudosa de sus capacidades, pero muchas de sus medidas han causado un impacto gigantesco en la gente: Creó una festividad nacional en la que se invita a la gente a saludar a todos en la calle, para acercar a la gente; participó activamente en una marcha gay, vestido de drag queen, a pesar de ser heterosexual (y casado); incluso dio un discurso navideño con una máscara de Darth Vader y un sombrero de Santa Claus.

Jón Gnarr, alcalde de Reykjavík.

A pesar de lo poco serio que puede parecer la gestión, es importante entender que estas situaciones se dan en gran parte por la pérdida de confianza y representatividad que tienen los partidos políticos serios. ¿Podría esto pasar en Chile si las cosas siguen como están?

Jón Gnarr y un político caminando en un día de semana cualquiera.

Aquí les dejo el diario online en inglés de Jón Gnarr, para que sigan más de cerca las andanzas de un tipo que pasó de payaso a alcalde tan súbitamente.

PD: Gnarr quiso ser pirata cuando joven, y ahora es el alcalde de la capital de un país muy desarrollado; si un amigo tuyo quiere ser pirata, ¡RESPÉTALO!

Anuncios
Publicado en De Todo
One comment on “Un Alcalde Increíble
  1. Benjamíc Saiz dice:

    Quiero un alcalde así

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: