Flojera

Para la columna de la semana de nuestra nueva sección de columnas voy a hacer trampa: como todavía no hay quorum de escritores que escriban exclusivamente para el Lego Amarillo, me robé, del blog de Amalia Del Río (rediseñado ayer y reestrenado en wordpress), esta genial genial columna tituala “Flojera”:

Aclaro de antemano que toda crítica mía proviene de una autocrítica: critico desde lo que conozco y lo que quiero cambiar tanto en mí como en mis pares.

Si me preguntan cuál es el mayor problema de la tan criticada juventud actual, no diría que son las drogas, la incultura, la actitud cortoplacista o la falta de respeto por la autoridad. Éstos son meros síntomas cuyo origen es mucho más simple pero también más profundo. Mi generación es indiferente y floja. Creo que sobre la indiferencia todo está dicho en la columna de Antonia Desormeaux titulada“Indiferencia e Indignación”, así que no ahondaré en este tema. Lo que me preocupa más es lo segundo, que probablemente es la causa de lo primero.

Mi generación es primordialmente floja. Nacimos con más herramientas a nuestro alcance que cualquier otra, pero no las usamos. Más de una vez he escuchado a algún profesor quejarse de que en tiempos sin Internet los estudiantes reunían más y/o mejor información de la que reúnen los estudiantes de hoy. No lo viví, pero pienso que es posible que sea cierto. El problema está en el grado de compromiso que se adquiere al momento de buscar información en Internet. Es preocupante que sí se pueda hacer una tarea con una pestaña en Wikipedia, otra en Facebook, otra en Porlaputa, y encima el sonidito intermitente del chat. Más aún, puedo saltarme todo el contexto e ir directamente a lo que me interesa solamente con la herramienta “find”. No creo que antes hubiera menos déficit atencional (que está tan de moda), ni que la generación de nuestros papás o abuelos fuera más inteligente. Lo que pasa es que cuando uno busca en una biblioteca y no desde la comodidad de la silla giratoria (probablemente acolchada) del computador, el grado de compromiso es miles de veces mayor.
Y es que teniendo el Internet se confía que siempre estará ahí, que siempre se podrá llegar a la información desde la comodidad del escritorio.

El miércoles pasado tuve una clase con Tomás Andreu (director de la Galería Animal y de la Sala Cero). Dijo que el problema para los artistas jóvenes no es no tener dónde exponer, sino no saber presentar el proyecto. Que una inmensa mayoría llega a la galería sin siquiera darse una vuelta o estudiar previamente cuál es su visión particular ni qué tipo de artistas exponen. Que se paran frente al mesón de la secretaria, entregan una carpeta con sus trabajos y se van a esperar a que los llamen, cuando lo que habría que hacer sería –en lo posible- contactarse con el galerista, promocionarse con una buena presentación, etc.

Muchas veces, un video informativo (por ejemplo los Ted Talks) de más de diez minutos nos parece larguísimo . ¡Es ver un video! ¡No hay nada más pasivo que ver un video! Si se espera gastar menos de diez minutos, el interés es bien bajo la verdad.

Pareciera que más de un párrafo en Internet es una eternidad. Es más, estoy segura que la gran mayoría no paso del segundo párrafo de esta columna.

El punto es que los medios y la información están. Nacimos con todo al alcance de la mano, sin tener que ir a buscarlo, y es por lo mismo que no lo aprovechamos.

Veo gente que protesta por los altos aranceles y la baja calidad de la educación superior. Y tienen toda la razón. Pero no veo a los cinco mil estudiantes ávidos por educarse atestando bibliotecas o parando el tráfico por los altísimos impuestos al libro en Chile.

Antes, la diferencia estaba en quién tenía acceso a información. Hoy, la diferencia está en quien teniéndola al alcance, verdaderamente accede a ésta y la usa. La diferencia está en el hacer, en moverse del espacio cómodo.

Hay que tener ambición.

Hay que tener paciencia.

Para ser culto no se necesita inteligencia , se necesita dedicación y compromiso.

No todo en esta vida tiene que ser entretenido.

No todo en esta vida –aunque así parezca- nos viene dado.

Anuncios
Tagged with:
Publicado en LegoAmarillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: