Perversión

Esta columna, publicada por Alejandra Jorquera en su blog, salió hace cuatro días y sigue en boga por el accidente de los mineros en Copiapó. Se las dejo. Se llama Perversión:

…Los ojos hablan, las palabras miran, las miradas piensan.
Oír los pensamientos, ver lo que decimos
tocar el cuerpo de la idea.
Los ojos se cierran.
Las palabras se abren… () (Octavio Paz)

¿Y cómo se hace para que las palabras se abran cuando uno tiene los ojos abiertos a pesar de querer cerrarlos? ¿Qué decir cuando los ojos más que hablar se espantan de ver y las palabras nos resultan esquivas más allá de lo que nuestras miradas piensen?

No es fácil.

A mí, al menos, me faltan. ¿Qué se hace con ellas, Octavio Paz, cuando aunque que le demos la vuelta, las “cojamos del rabo (chillen, putas)”, las azotemos, “les demos azúcar en la boca a las rejegas, las inflemos, las sequemos, las capemos y pisemos”, igual nos siguen faltando?

¿Qué hacemos?

¿Qué hacemos cuando hoy hay 33 hombres que no han visto la luz hace cinco días y no sabemos si respiran, si están vivos, si tienen miedo, si lloran, si maldicen, maldicen su destino minero, escupen su incertidumbre bajo la tierra, ruegan, esperan y vuelven a maldecir su destino una y mil veces?

¿Qué hacemos con las palabras, cuando hay familias que los  añoran mirando bajo sus pies, que se preguntan y por más que busquen las respuestas, sólo apuestan por la esperanza y por el manto protector de la Virgen Morena?

¿Cómo sacudimos las palabras si éstas, que tantas veces sirven para vestirse de fiesta, no encuentran diques que permitan llevar el aire que imaginamos que esa cifra bíblica, compuesta por 33 hombres de carne y hueso, necesita para mantener las palabras que miran y las miradas que piensan?

¿Qué hay abajo? ¿Qué hay en esa noche que se ha estirado a pesar de los días, las horas y el Sol?

“Sufrían por la Luz”, escribió Ben Jelloun, narrando una historia que en nada se parece a la de los hombres de la mina San José, salvo que, tanto en la historia del marroquí como en la de estos chilenos, todos sufren por ella. Por la luz. Todos estuvieron y están bajo la tierra, el polvo y la angustia.

¿Qué hay arriba? Arriba hay niños, mujeres enamoradas, padres que deben repasar biografías, viejos que se preguntarán “por qué él y no yo”, hermanas y hermanos que en la infancia pelearon, madres que los cargaron por meses y que sin duda imaginaron un mejor futuro para sus hijos.

Hoy es la mina San José y son los 33 hombres que fueron atrapados por las piedras de los derrumbes. Mañana serán los pescadores de salmón que no cuentan con cámaras hiperbáricas y que no resisten la presión de las profundidades marítimas y mueren sin que nos demos cuenta; trabajadoras temporeras que, trasladadas como animales de carga en camiones, sufren accidentes en mitad de un camino sin que nadie reclame por ellas.

¿Qué hacemos con las palabras cuando no las encontramos por más que las busquemos? ¿Qué nombre le ponemos a las condiciones en que hombres y mujeres de Chile y el mundo trabajan sin contar con resguardos, ni derechos y sólo con el deber de maximizar las ganancias de unos pocos?

Aquí no se trata de adjetivos que nos hagan olvidar los sustantivos. Tampoco de coyunturas que nos hagan creer que la tormenta pasó. Ni de derechas ni izquierdas. Ni sólo de los privados que lucran a costa de vidas, ahorrando para agrandar sus bolsillos. De esto somos responsables todos. Todos los que no levantamos la voz más que cuando la tragedia llega al  suelo. Todos los que, tarde o temprano vamos a olvidar  a estos hombres, tal como nos hemos olvidado de tantos otros.

Todos los que volveremos a cerrar los ojos sin dejar que las palabras se abran. Todos los que seremos perversos en el olvido, porque sí, el olvido es perverso.

Anuncios
Tagged with:
Publicado en Sin categoría
One comment on “Perversión
  1. Elvira dice:

    Buena Benja, que bueno su blog! Un poco de todo, me gusta. Tampoco lo dejes, te estaré visitando 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: